X

Esta mañana el sol derritió

soldaditos de plomo sobre el techo.

Por jugar con ellos, a Scarface

se le quemaron las patitas.

Ahora se lame, amparado, bien alto,

en la novedad de la sombra.

Mañana será otro día…

006.jpg