1/1

IV

Allí, 
en la sola curva que pareciera
la cresta brillante de
un gallo dormido…
Allí y sólo allí,
el reflejo digno de
un yelmo de Rembrandt.